LINKS DE CIRCUITOS    LINKS DE ESCUDERÍAS    LINKS DE PILOTOS    LINKS VARIOS

 

Escritos Destacados

INTRODUCCIÓN

FIEBRE EXITISTA

LA INTOLERANCIA DE
RALF SCHUMACHER

JENSON BUTTON: UN VALOR EN ALZA MODERADA

EL SOMETIMIENTO DE SAUBER
LA RIVALIDAD
HÄKKINEN-COULTHARD
LOS ATRIBUTOS DE
MIKA HÄKKINEN
MOMENTÁNEOS IMPEDIMENTOS PARA FERNANDO ALONSO
PRESIONES INNECESARIAS
EN LA FORMULA 1
SEGURIDAD EN LA FORMULA 1 Y EN LA FORMULA C.A.R.T.
TENSIÓN EXTRA EN LA
FORMULA 1
EL INCORRECTO
ENRIQUE BERNOLDI
INJUSTO DESPIDO
CRISIS EN MINARDI
ANTICIPARSE, LA CONSIGNA
EN MONACO
HÉROES DE LA FORMULA 1
INTERPRETACIONES ARBITRARIAS
ZANARDI FUE MANIPULADO
UN AÑO FRUCTÍFERO PARA
GIL DE FERRAN
UNA TEMPORADA CRUCIAL
PARA JARNO TRULLI
FRENOS INDESEABLES
EL TOTALITARISMO DE LA ESCUDERÍA FERRARI
LA CONSTANCIA DE FRENTZEN
PRESUPUESTOS RESTRICTIVOS
EL PADECIMIENTO DE UN
OPTIMO PILOTO
EL ACCIONAR DE LA
"SCUDERIA FERRARI"
KENNY BRÄCK: UN RÚSTICO VELOZ
EL APORTE DE DAVID COULTHARD
LA ÓPTIMA RELACIÓN
WILLIAMS-GANASSI
UN VISTAZO A TOYOTA
EN LA FÓRMULA 1
LA GRAN CAPACIDAD DE ALESSANDRO ZANARDI
EL TEMPLE DE OLIVIER PANIS
ALTERNATIVAS INQUIETANTES EN LA FORMULA 1
UNA OPCIÓN PELIGROSA
LA FORMULA 1 DEBERÁ RECUPERARSE
LOS MOTORES PEUGEOT
EN LA FORMULA 1
LAS 500 MILLAS DE INDIANÁPOLIS
FACETAS DE EDDIE IRVINE
INSUFICIENTE DESEMPEÑO
DE LA SCUDERIA FERRARI MARLBORO
LA EVOLUCIÓN DE
NICK HEIDFELD
FALTA DE CAPACIDAD OPERATIVA
FISICHELLA: RETÍRESE DE LA FORMULA 1
FISICHELLA: RETÍRESE DE LA FORMULA 1
LA "ALETA DE TIBURÓN" EN LA FÓRMULA 1
SITUACIÓN ECONÓMICA Y VIOLENCIA
RALLY DAKAR ARGENTINA-CHILE 2009
PILOTOS ARGENTINOS
CRITICA CONSTRUCTIVA
TORANOSUKE TAKAGI EN LA FÓRMULA 1
FÓRMULA 1: reflexiones
LOS VALORES EN LA FÓRMULA 1
JUAN MANUEL FANGIO
ENZO FERRARI Y SUS PILOTOS
RED BULL Y TORO ROSSO
CONTACTO
 
 
 


 

 

 

 

 

Las 500 Millas de Indianápolis


La perseverancia es un factor fundamental para los pilotos de la Indy Racing League IndyCar Series, sobre todo para los que van a disputar las 500 Millas de Indianápolis sin haber ganado aún. 
 

Tener pretensiones de conseguir inmediatamente un triunfo en las 500 Millas de Indianápolis, (por tradición a disputarse el último Domingo de Mayo en el Estado de Indiana, EE.UU.), representa una sobrecarga psicológica, pese a que hubo pilotos que triunfaron en su debut. No obstante, hay pilotos que anteponen las ganancias monetarias, incursionando brevemente con el propósito de conseguir rápidos réditos pecuniarios. 
 


El vértigo en la pista de Indianápolis.
 

Poder acceder a correr en el rectángulo con vértices redondeados de Indianápolis, donde en 2005, al cabo de 200 vueltas, el vencedor recorrió 805 Km., previo paso por la exigente clasificación durante el mes de Mayo, (clasifican los autos y no los pilotos), demanda una esmerada concentración, con una cuota de “retiro” del seductor foco periodístico. 
 

El especulador piloto brasileño Vitor Meira fue desconsiderado al momento de jugarse por la victoria. En la edición de las 500 Millas de Indianápolis de 2005 arribó en el segundo puesto tripulando un Panoz G-Force-Honda/Firestone Firehawk Indy 500 de la escudería Rahal Letterman Racing-Menards/Johns Manville, con la intención de asegurarse el cobro de U$S 656.955, actitud encubierta con el pretexto de sumar “valiosos” 40 puntos para tratar de lograr el campeonato de la categoría I.R.L. IndyCar Series, que a la postre obtuvo el británico Dan Wheldon.
 


Vitor Meira instantes antes de la largada de las 500 Millas de Indianápolis 2005.
 

Meira y otros pilotos pasan por alto que en la valiosa historia de las 500 Millas de Indianápolis, además de cobrar sus merecidos y elevados haberes, la audacia de numerosos conductores estuvo ligada al triunfo, la fama y la gloria. Con el apoyo de sus respectivos equipos y patrocinadores, se destacaron manejando con arrojo, disponiendo y administrando sabiamente sus propios tiempos, con el opuesto fin de otros colegas por cobrar. Pilotos de jerarquía encauzaron sus pensamientos y energías de tal forma que ocupan un espacio reservado para “elegidos” en las crónicas de las 500 Millas de Indianápolis. El brasileño Gil de Ferran, ganador en 2003 conduciendo un Panoz G-Force-Toyota/Firestone Firehawk Indy 500, quien ganó U$S 1.353.265, perteneciente al Marlboro Team Penske, y el citado Dan Wheldon, victorioso en 2005 con un Dallara-Honda/Firestone Firehawk Indy 500, acreedor a U$S 1.537.805, de la escudería Andretti Green Racing-Klein Tools/Jim Beam, son casos de pilotos de magnífico nivel.
 


Dan Wheldon llega victorioso en la edición 2005.


Otra imagen de la victoria de Dan Wheldon.

 

Estos y los pilotos que obtuvieron admiración en las 500 Millas de Indianápolis, en algunos casos sin haber triunfado nunca, no se frustraron por ciertas adversidades. Atravesaron situaciones desfavorables, pero fueron motivo de autocrítica. 
 

Los años iniciales son de instrucción en categorías promocionales, los que cimientan el futuro, y es en esa etapa, para muchos pilotos sinónimo de soledad, cuando, con ambición y talento, marcarán la diferencia. 

 

Hombres y máquinas “fundidos” en un todo, en una amalgama mecánica, estética y dinámica. Con el impulso de 33 peculiares seres humanos apasionados evolucionando sin aceptar esquematizaciones, terminan formando una unidad “indisoluble” que hará encontrar a cada espectador con la esencia misma de la belleza, y a uno de ellos con la victoria.


Ricardo Gabriel D'Annunzio Contactar al autor.

 

Este escrito fue publicado en el Diario argentino “LA NUEVA PROVINCIA” - http://www.lanueva.com - el Martes 23 de Mayo de 2006.
 

El Domingo 28 de Mayo de 2006 se disputó la nonagésima edición de las 500 Millas de Indianápolis, venciendo el estadounidense Sam Hornish Jr. a bordo de un Dallara-Honda/Firestone Firehawk Indy 500, propiedad del Marlboro Team Penske, en su séptimo intento para lograr su primera victoria en la célebre carrera. http://www.samhornish.comhttp://www.penskeracing.com